www.wix.com/maribelvitar/maribelvitar

miércoles

Amor, el Amor

El Amor…

Que palabra tan efímera -y más en verano-, difícil y sencilla de pronunciar. Da igual quién lo haga, cómo y en qué lugar. Da igual el sexo, la raza, religión, edad o estatura.

El Amor;
Hay quién dice que está en el aire; la verdad es que cuando lo inhalas, no quieres dejar de respirar, inspiras fuerte, lento, profundamente y el aire se escapa repentinamente en un conocido suspirar… ¡Ay!.. Y otra vez viciosa vuelves a aspirar.

Todo lo que necesitas es amor, dice otra canción… no sé si será lo único, pero cuando es recíproco no requieres nada más; da igual la crisis, el paro, qué hay para comer, quién ganará la liga… Si él o ella te besa: ¡Ay, mi amor!
Si has quedado para pasear, si te abraza y sujeta tiernamente la mejilla para escaparos en una mirada atemporal... se te olvidará comprar el periódico mañana.


Yo siempre te querré, típica promesa incumplida que puede destrozar el corazón, pero no la ilusión de volver a escucharla para venerarla.

Bendita Locura el Amor, la enajenación, sacarle la lengua a la tediosa obligación para renacer un fin de semana entre sábanas. Encontrarse entre caricias, roces y piel, entre aromas traviesos que te raptan de la realidad.

Tener el único deber de regalar placer y dejarse llevar.

¿Será la temperatura que se eleva, el verano que calienta o la ropa que escasea? Por lo que sea...
Amor, gracias, gracias por recordarme que existo, por despertarme de mi inconsciente letargo, por transportarme a los 15 años, aprovecharé cada rayito de Sol para que recargue de energía y me devuelva la sonrisa…

Amor, Amar debería ser un mandamiento, ¡uy!, pero si ya lo es…

Entonces camarero, vuélvame a Amar consciente de que cumple con su deber.

lunes

Respeto


Hoy he leído un cartel que decía: “RESPETE A SUS MAYORES”.

Perpleja ante él, reconozco que siempre existirán absurdeces que jamás entenderé.

¿Realmente a alguien le tienen que recordar “Respeta a tu abuela”?

Respeta a los mayores, a la Naturaleza, al Silencio, a tu pareja, a los menores… ¿es que sólo respetamos los controles de velocidad porque un GPS nos avisa con el pipipipa..?

Entonces, tal vez haya que inventar un Carnet de Cordialidad, 10 puntos al adquirir el Graduado Escolar.

-2 puntos menos si no cedes tu asiento,

-1 por no respetar la fila para pagar,

-4 por olvidar el derecho a la intimidad,

-3 por no esperar tu turno de palabra.

Personalmente me parecería más lógico que me detuvieran por agredir a un homosexual, que por hablar con el móvil conduciendo en la Castellana.

Me avergüenza la hipocresía del que castiga al inmigrante cuando casi todas las sillas de ruedas o brazos a los que se agarran nuestros queridos “mayores” son abrazos no españoles.

A veces tengo la sensación de que todo vale, pero no seré yo la que se deje arrastrar por la influenciable mayoría, así que…

Respeto tu decisión de dejarme aunque no la comparta. No voy a golpearte, ni a amenazarte, ni a perseguirte ni a matarte.. Aunque las lágrimas hagan paracaidismo y mi corazón estalle en pedacitos.

Me callo y me marcho, aunque mis piernas intenten echar raíces y mi cabeza se niegue a girar.

Te respeto y dejo de insistir aunque cada milésima de segundo desee recuperarte, sabiendo que será tarde cuando quieras volver.

Te dejo libre, sin ser consciente de haberte atado con ninguna cadena.

Sólo te pido que si alguna vez una mujer te confiesa su adiós, la respetes igual, sin juzgarla y vete tranquilo, como lo hago yo hoy.

 Camarero, creo que siempre nos hemos tratado con respeto pero… tampoco se vaya usted al otro extremo.

martes

No me preguntes más...


Ella: ¿Qué quieres hacer tú?

Él: ¿Que qué quiero hacer?

Ella: ¿Tan difícil es contestar?

Él: ¿Acaso he dicho yo eso?

Ella: ¿Lo piensas?

Él: ¿Me lo preguntas en serio?

Ella: ¿Tú qué crees?

Él: ¿Y a qué viene esa pregunta?

Ella: ¿Me quieres?

Él: ¿No estas segura de que te quiero?

Ella: ¿Por qué ya no me lo dices?

Él: ¿Por qué no me lo dices tu a mí?

Ella: ¿No te parece todo esto un poco absurdo?

Él: ¿Por qué estamos siempre discutiendo?

Ella: ¿Y me lo preguntas tú a mí?

Él: ¿Qué te pasa hoy?

Ella: ¿Qué te pasa a ti?

Él: ¿Qué he hecho ahora?

Ella: ¿Por qué no me dejas?

Él: ¿Por qué no me dejas tú a mi, tienes miedo?

Ella: ¿A qué, crees que no podría vivir sin ti?

Él: ¿Hay otro?

Ella: ¿Qué?

Él: ¿Adónde vas?

Ella: ¿Vienes?

Él: ¿Quieres que vaya?

Ella: ¿Qué quieres hacer tú?

Él: Estar Contigo…

Si ésta hubiera sido la primera respuesta a la primera pregunta, nos habríamos ahorrado 10 minutos de conversación absurda… ¿Hay algo más ilógico que contestar a una pregunta con otra pregunta?.

Nunca me han gustado los interrogativos así que evito cuestionar porque el 80% de las veces una ya sabe la respuesta.

Prefiero la acción es más divertida… Por eso enloquecí cuando dijiste:

-A las 8 bajo la farola encendida frente a tu portal, te recojo, he hecho reserva ya, el resto de la noche lo tendrás que averiguar… Ponte cualquier cosa, porque con cualquier prenda estás hermosa, si llegas tarde te espero sin enfadarme.

     Bajé puntual, vestido suelto que insinúa la silueta sin marcar, los ojos hablan y cuando le voy a besar, una pregunta me devuelve a la cruel realidad… ¿prefieres chino o japonés?.

 

     Camarero un café… con leche está bien… desnatada… Pues caliente si puede ser, ¿taza o vaso?, me da igual, sí, ¡azúcar!. Y un vaso de agua, fría sin hielo, en  vaso, de la casa. Gracias.

miércoles

Crisis primaveral

Dicen -o puede que me lo acabe de inventar-,
 que cuando te deja tu primer novio, pierdes tu primer trabajo y superas una crisis, es cuando empiezas a vivir.

Y ahora que lo pienso recuerdo que después del primer riguroso luto por desamor descubrí que contrariamente a lo que pensaba; no había muerto, más bien al contrario, renací.

Del primer trabajo me fui yo, y si hubiera llegado a intuir el favor que me hacía a mi misma no hubiese durado ni un día.
Ahora dicen que estamos en crisis, es una frase conocida para mi desde lo 6 años, si a los 6 años se recuerdan las frases. Y con 6 años la busqué en el diccionario; Coyuntura de cambios en una realidad organizada pero inestable, sujeta a evolución.

Aquello de los cambios me daba un miedo atroz porque yo también los sufría, y comprendí a aquella otra niña llamada Crisis. Salí al parque a ver si la conocía pero lo único que encontré fue un rosal que parecía sufrir el mismo mal, estaba lleno de minúsculas hojitas y miedosas aceitunas verdes.

La Primavera llegó, y si los cambios profundos nos dan miedo al ser humano, ¡tendrían que haber visto la transformación de aquel rosal!.
Por eso ahora que vuelven a mencionar a mi amiga Crisis, recuerdo aquel aroma carmín que me ocultaban aquellas camufladas olivas y me doy cuenta de que la única clave para superar una crisis es esperar.. pero aguardar DISFRUTÁNDOLA.

Disfrutar al rebuscar en el desván y recuperar aquella falda de hace años que sigue siendo genial. Te ahorras 150 euros y vas a la última, que la clase la pone tu personalidad no un nombre en una etiqueta.

Disfruten de las barbacoas, las cenas en casa de los amigos, uno lleva el vino, otro pan, entre dos cigalas para la paella… Comida exquisita, baratísima, y charla sin tener que escuchar: ¿Pueden ir terminando que vamos a cerrar ya?.

Disfruten de sus piernas y aparquen el coche. Tumbarse en el césped o sentarse en un banco en vez de en una terraza de verano por una excesiva caña sin tapa, cuando lo importante no es la bebida sino la compañía.

Que los besos siguen siendo gratis, el amanecer y el respirar. Que la crisis se transformará como la Primavera pero que mientras llega, lo único que me hace olvidarme de ella es que tu sonrisa florezca.

Camarero, hoy no voy a tomarme nada, pero si me pone un vasito de agua luego yo le regalo otro en mi casa.

NOTICIAS

Loading...

ATRÉVETE!!!!!!!

ATRÉVETE!!!!!!!